El estanque de Cagliari incluye la Lagua de Santa Gilla, las Salinas de Macchiareddu y Porto Canale. Es una zona más húmeda muy extendida insertada en las puertas de la capital de la isla, en el lado oriental de Capoterra. La naturaleza de sus aguas no es homogénea: de hecho, son saladas las de las Salinas de Macchiareddu, consideradas de las más grandes de Europa, mientras que las aguas de Santa Gilla son, en parte, dulces por el aporte hídrico de los ríos Cixerri y Flumini Mannu. En el área de Santa Gilla, surgió el primer asentamiento humano de Carales (Cagliari) cartaginés y, después, la ciudad de santa Igia, capital del Juzgado de Cagliari, de la que se dividió después de la conquista pisana en 1258. La importancia de la zona no se limita al significado histórico. El patrimonio natural que conserva la incluye entre las áreas protegidas establecidas por la Convención Internacional de Ramsar (Irán).