Barì Sardo es un burgo agrícola que se levanta en el altiplano basáltico de Teccu 'e Su Crastu, inmerso en las verdes colinas de viñedos y frutales. El pueblo, habitado desde tiempos antiguos, conserva numerosos testimonios nurágicos, como el monumento nurágico Sellersu, las domus de janas de Pizzu'e Monti y Funtana Su Rettore, situada en las colinas de Su Pranu.

El centro del pueblo se caracteriza por casas rústicas antiguas, torres españolas, antiguos rediles y villas. El pueblo es muy conocido por la artesanía textil de tapetes, tapices, cubiertas y linos.

Destacan los festejos y las procesiones dedicadas a la Beata Virgen de Monserrat y a los Santos Miguel y Girolamo. La fiesta se celebra en septiembre. Se recomienda una visita a la parroquia de Nuestra Señora de Montserrat, en el centro del pueblo.

El segundo domingo de julio se celebra la Fiesta de Su Nenneri en honor a San Juan Bautista.