La playa de Simius tiene un lecho marino de arena fin y blanca. Cerca está el estanque de Notteri, hábitat escogido por los flamencos rosados.