Desde la localidad de Laconi, se sigue hacia la periferia septentrional del pueblo, siguiendo las indicaciones para el Agriturismo Genna e Corte. Luego de aprox. 7 km, se llega al puente sobre el Río Bidissariu, después del cual se continúa por 1,7 km. En una zona llana, se verá una puerta de hierro a la izquierda. Se entra a pie y se camina unos cientos de metros. Se va por la izquierda hacia la depresión y se sigue unos cien metros, hasta que se puedan ver al sureste los menhires de Corte Noa. Para llegar al dolmen, se debe continuar hacia la colina, 250 metros al noreste de los menhires.

Contexto ambiental

El lugar arqueológico se encuentra en la ladera norte de la colina de Conca Zerfalius, a unos 1,5 km al sur de Genna Arrale.

Descripción

El lugar presenta un alineamiento de menhires "protoantropomorfos", surgidos en la superficie debido a las labores agrícolas. Los monolitos se encuentran dispuestos en grupos de 7, con una altura de 1,25 a 2,23 m, y están labrados con martellina, pero sin figuras. Además, presentan un perfil delgado con cara plana y dorso convexo. Seis de ellos, lejos el uno del otro 7,9 m, 2,50 m, 5,30 m y 6,50 m respectivamente, están dispuestos en eje de nor-noreste a sur-suroeste. El séptimo, orientado al oeste y originalmente comprendido entre los dos primeros, fue trasladado aguas abajo probablemente debido a las labores agrícolas. En la superficie se ha encontrado algunos fragmentos de obsidiana.

A unos 200 m al este de la alineación, a una altitud ligeramente superior, en la estribación norte del Conca Zerfaliu, se encuentra el dolmen de galería del mismo nombre ("allée converte"). El monumento, ahora a cielo abierto y situado cerca de un antiguo redil de ovejas, era utilizado por los pastores como refugio para animales pequeños. Al sur, cerca de la entrada aún enterrada y poco visible, emerge una gran piedra de traquita de poco más de un metro.

La cámara funeraria del dolmen, dispuesta a lo largo del eje norte-sur, tiene 9 m de alto y está rodeada de lastras ortostáticas clavadas en dos hileras paralelas y con una altura de aprox. 1,50 m. La cabeza está constituida por un gran bloque natural con superficie interna lisa. El ancho del corredor pasa de 1,60 m en la entrada a 2,10 m en el fondo. Una lastra sobre la que se abría la puerta de acceso, y cuyos restos aún se encuentran "in situ", separaba la zona de entrada de la cámara funeraria en sí. Como ya se ha dicho, el monumento carece de techo debido a antiguas profanaciones.

La excavación ha proporcionado restos óseos escasos, pero han sido numerosos los elementos de ajuares funerarios que revelan las fases eneolíticas pertenecientes a las culturas de Filigosa y Abealzu. Entre ellos, varias puntas de flecha de obsidiana con cuerpo triangular pediculado y acabado bifacial, algunos elementos metálicos como anillos planos o de corte redondo, anillos en espiral de plata, y pequeños fragmentos de plomo metálico. Entre el material cerámico, además de algunos fragmentos decorados de tipología Ozieri probablemente pertenecientes a la época cuando fue frecuentado por primera vez (Neolítico Final, 3200-2800 a.C.), se ha descubierto una serie de vasijas de cuello largo, trípodes y ollas, que se orientan a las tipologías eneolíticas.

Historia de las excavaciones

El dolmen fue excavado en 1982 por Enrico Atzeni.

Bibliografía

E. Atzeni, "Menhirs antropomorfi e statue-menhirs della Sardegna", en [i]Annali del Museo civico della Spezia[/i], II, 1979-80, pp. 9-64, figg. 1-8, tavv. I-XIX.

E. Atzeni, "Laconi", en [i]Rivista di scienze preistoriche[/i], XXXVII, 1-2, 1982, pp. 336-337.

E. Atzeni, [i]La scoperta delle statue-menhirs. Trent'anni di ricerche archeologiche nel territorio di Laconi[/i], Cagliari, Cuec, 2004.