Se deja la aldea de Bonorva para tomar la Ruta Provincial (SP) 126. Al cabo de 5 km, se ve en la intersección la Iglesia de San Lorenzo, a la derecha del camino que sube hacia el pueblo de Rebeccu.

Contexto ambiental

El sitio campestre donde se encuentra la iglesia corresponde a un asentamiento de la época romana a lo largo del antiguo camino "Caralibus Ulbiam". En la época medieval, se estableció el pueblo de Rebeccu, más tarde abandonado. En 1831, dentro de San Lorenzo, se encontró un sello de plomo de Barisone II, soberano de Torres entre 1147 y 1186.

Descripción

La iglesia de San Lorenzo es un ejemplo de románico "menor", siendo la principal razón de su encanto la integración orgánica en el paisaje.

Las características estructurales y el sello de Barisone II, que se encontró en su interior y que probablemente colgaba del pergamino de consagración del altar, inducen a ubicar la fábrica en la segunda mitad del siglo XII. A principios del siglo XIX, la iglesia fue parcialmente demolida para usar los materiales en la construcción de la iglesia parroquial de Rebeccu. Durante las restauraciones de 1982, se reconstruyó el lado sur y el techo de madera.

La planta es de una sola nave con ábside al este. El paramento original está hecho de sillares de caliza de tamaño medio, con inserciones de piedra basáltica, que esbozan la obra bicroma. En la fachada, rematada por una espadaña, el portal es arquitrabado y está coronado por un luneto. Las grandes pilastras angulares terminan en la base de las inclinaciones del techo, a lo largo de las cuales se conservan cinco pequeños arcos cortados alineadamente y colocados sobre ménsulas. En ambos frontones, una luz cruciforme ilumina el aula.