Una maravillosa bahía delimitada por dos promontorios: con sabor romántico, maravillas históricas y valor natural en un territorio que es uno de los destinos turísticos más famosos de la Cerdeña meridional.

De arena inmaculada y granulada, ​los escollos llenos de vida dominados por una torre y los restos de antiguas civilizaciones la convierten en un destino realmente especial y único. La playa de Nora es una de las más famosas de Pula gracias al escenario de las ruinas romanas vecinas. La bahía está delimitada por un acantilado y el promontorio con la maravillosa torre del Coltellazzo, al resguardo de los vientos. En los días de mistral fuerte, la playa es perfecta para disfrutar del sol y darse un baño en un agua limpísima, con un fondo bajo, ideal para los niños. Las diferentes tonalidades de azul del mar invitan a nadar, sumergirse y hacer pesca submarina. Es fácilmente accesible y cómoda por la presencia de un gran aparcamiento, servicios útiles y restaurantes.

La playa de Nora encierra un valor histórico altísimo: está cerca del parque arqueológico de la antigua ciudad, fundada por los fenicios entre el siglo IX y VIII a.C. Los testimonios fenicio-púnicos en su mayoría están cubiertos por los pertenecientes a la edad romana. Esta zona está a los pies de Capo Pula, un antiguo puerto, separado de tierra firme por un istmo, un lugar de atraque seguro con cualquier viento. En la playa también se erige la pequeña iglesia de San Efisio que, según cuenta la tradición, fue lugar de martirio del santo. El 3 de mayo de cada año la procesión pasa por aquí en su honor, uno de los momentos más intensos de las cuatro estaciones de la Fiesta del patrono de Cerdeña. A espaldas de la bahía, no se puede obviar la laguna en la puesta de sol. Caminando a través de zonas arboladas se llega hasta las plazas de Pula y su ambiente​.

Está cerca de otros puntos de interés de la costa: al este de Nora está la playa de su Guventeddu, muy conocida por el kite y el wind surf. Al oeste, casi diez quilómetros de las ensenadas increíbles de Santa Margherita, arena fina y agua limpia, con pequeños promontorios: Cala Marina, Cala Bernardini, calas más pequeñas y aisladas y las playas de muchos resorts frente a un mar paradisíaco.

Visita este lugar porque

Visitarás un lugar perfecto en el que combinar unas vacaciones de mar, historia y naturaleza con todos los servicios y la comodidad al alcance de tu mano.