Berchida está en Siniscola, es una preciosa playa de varios kilómetros de largo y de una arena gris fina y suave, que al sur limita con el oasis de Biderosi, rodeada de ginebros. Es una playa muy conocida, un paraíso para los niños y los amantes del esplendor de la costa de Cerdeña.

Su arena única y sus agua transparente es para muchos turistas una maravilla de la Cerdeña, para regenerar el espíritu y renovarse a la luz del sol, de sol a sol. El bosque costero de Biderosa tiene cinco tramos y cinco zonas: Biderosa, Tuttavista, Istiotta y los litorales de Fuile è Mare y Senna 'e Sachita, cubierto de bosques de pinos de mitad de siglo. En el propio oasis se puede alquilar kayaks, sombrillas y tumbonas.

La playa es un marco natural de Berchida, hogar de muchas especies de animales, y en el interior de la tierra ente bosques el centro forestal trabaja para la reforestación de la zona. Detrás de la playa hay dos zonas arqueológicas importantes en las que se conservan restos nurágicos de Conca Umosa y Paule 'e Lucas.