El islote de Ogliastra, frente a la playa de Lotzorai, es una increíble masa de granito porfídico rosa de 47 metros de altura y 10 hectáreas de extensión. Está cerca de Arbatax y Santa Maria Navarrese. Se puede llegar por vía marítima con barco privado o bote. En las diferentes calas del islote se pueden ver rocas que son auténticas esculturas naturales modeladas por el viento, la lluvia y las olas del mar. En la parte más alta de la isla está la estatua de la Virgen de Ogliastra, una valiosa obra del escultor contemporáneo Pinuccio Sciola. El interior del islote está cubierto por vegetación exuberante, rica en olivos, euforbias, tunas y una gran cantidad de arbustos cerca de la orilla del mar. A la playa llegan los aromas inconfundibles de la maquia mediterránea. El islote de Ogliastra también es el hogar de especies interesantes: gaviotas patiamarillas, cormoranes, pardelas y gaviotas de Audouin. Estas últimas se alimentan de pescado fresco y eligen hábitats únicamente vírgenes, por lo que su presencia confirma la riqueza natural del islote. Sus aguas azul oscuro sobre un fondo rocoso son un destino perfecto para los aficionados al buceo.