El archipiélago de La Maddalena, compuesto por 60 islas e islotes distribuidos por el área marino nororiental de Cerdeña, es el primer parque nacional de la isla, instituido en 1996. Las islas del archipiélago, de naturaleza granítica y esquistosa, preciadas condiciones geomarinas de gran interés natural, debidas a la falta de antropización que, a lo largo de los siglos, no ha afectado al valor medioambiental. El parque se extiende en una superficie de 50 hectáreas y presenta un desarrollo costero de 180. Entre las islas más relevantes, además de La Maddalena, la única habitada de forma estable hasta la fundación en 1770, destacan Caprera, a la que se puede acceder a través del puente del Passo de la Moneta, Budelli, Razzoli y Santa Maria al norte y Spargi al sur. Con diferentes dimensiones y  de antigua formación geológica – en la isla de Santo Stefano se han encontrado restos de asentamientos que datan del neolítico (2500-2000) – es posible visitarlas gracias a los numerosos breves cruceros organizados durante buena parte del año. Sin embargo, desde La Maddalena, decorada con altas fortificaciones, es posible admirar todo el archipiélago. A lo largo de la base naval de la Marina Militar italiana, la población de La Maddalena ha convivido con la presencia de militares italianos y americanos. La estratégica posición en el Mediterráneo también llamó la atención de Napoleón Bonaparte y del Almirante Nelson. También atracó en las tierras del archipiélago Giuseppe Garibaldi: el Héroe de los dos mundos, llegado a la isla de Caprera, donde se quedó hasta su muerte en 1882.

Informaciones

Es posible visitar las islas más grandes, La Maddalena y Caprera, en coche. Pero también es muy utilizado y solicitado el barco, con el que se realizan encantadoras excursiones, visitando las maravillas costeras y marinas del archipiélago. Por tanto, en Palau, Santa Teresa Gallura y La Maddalena, hay centros que alquilan barcos y barcas. Es posible recorrer senderos arqueológicos subacuáticos.