Lugares franciscanos, bienestar interior y sentido de comunidad

Orto dei Capuccini - Cagliari

Lugares franciscanos, bienestar interior y sentido de comunidad

Una experiencia íntima y auténtica para descubrir los testimonios arraigados y vivos del franciscanismo en Cerdeña, lugares impregnados de cultura y espiritualidad, inmersos en paisajes encantadores, en una tierra donde la hospitalidad es sagrada
una experiencia de bienestar y de intercambio cultural tras las huellas de los franciscanos

Acogida cálida y familiar, reglas sencillas y precisas, ritmo lento y reflexivo, momentos de compartir y de conocimiento, horas de relax en oasis de silencio y de paz. La hospitalidad franciscana es el "alma" de una experiencia de bienestar psicofísico y de intercambio cultural entre los viajeros y sus anfitriones, que reúne idealmente 14 centros sardos donde los seguidores de San Francisco de Asís han dejado una huella imborrable. En Gallura, desde principios del siglo XIII, los franciscanos eligieron los relieves de Luogosanto, donde, entre rocas de granito, se alza la Ermita de San Trano, hoy destino de peregrinación. En el pueblo los franciscanos erigieron Nuestra Señora de Luogosanto, basílica con el privilegio de la Porta Santa, que alberga a la reina de Gallura. En la sacristía se puede admirar el museo diocesano con muebles sagrados, estatuas y ex voto, incluyendo joyas finas. En busca de aislamiento, los frailes subieron al monte Rasu: se puede repetir el itinerario para conocer el lugar donde está tal vez enterrado Giovanni Parenti, ministro de la Orden después de Francisco. En Castelsardo, pueblo con vistas al mar, desde hace más de 500 años los menores conventuales residen en la iglesia de Nuestra Señora de las Gracias, donde se conserva lu Cristu Nieddu, crucifijo de enebro de principios del siglo XIII ennegrecido por el tiempo. En Mores, en el Meilogu, los capuchinos viven en el convento de San Antonio, lugar ideal para experimentar la experiencia franciscana.

Eremo di san Trano - Luogosanto
descubriendo el patrimonio arquitectónico y artístico, los territorios y las comunidades que los habitan

Durante su estancia franciscana, descubrirá el patrimonio arquitectónico y artístico, las peculiaridades de los territorios y quién vive en ellos. En el corazón medieval de Sassari, los freiles reestructuraron Santa Maria de Betlem y el monasterio deCampulongu. La iglesia tiene ahora el traje neoclásico que dio Antonio Cano, fraile y arquitecto, y alberga las enormes velas votivas llevadas en procesión en el Descenso de los Candeleros. En el convento se encuentra la estatua del Beato Francisco Zirano. Se puede visitar a los menores observadores, que presiden desde hace más de 500 años el santuario de la Virgen de las Gracias. La renovación capuchina del Oratorio de Nuestra Señora de Valverde sacó a la luz un sarcófago de finales del siglo III en el que está grabada una cruz, signo de la temprana difusión del cristianismo. En el Alghero ‘catalán’ los frailes a principios del siglo XV renovaron la iglesia el convento de San Francisco, hoy es uno de los monumentos gótico-catalanes más característicos de la isla. Un poco más al sur otro lugar franciscano es Bosa, un pueblo medieval dominado por el castillo de Serravalle, dentro del cual se encuentra Nuestra Señora de sos Regnos Altos. La iglesia del siglo XIV muestra un ciclo de frescos con temas - pobreza y humildad - queridos por la orden y las representaciones de los santos franciscanos: testimonia su presencia aquí al final de la era judicial.

Sant'Ignazio da Laconi
la huella indeleble franciscana une idealmente grandes ciudades, pueblos costeros e interiores

El lugar de acogida franciscana por excelencia en Barbagia es Fonni, el pueblo más ‘alto’ de la Isla. Aquí los frailes realizaron una obra maestra barroca y rococó: elsantuario de la Virgen de los mártires. El complejo comprende también convento, cripta de San Efisio y San Gregorio, oratorio de San Michele, cumbessias y oasis de espiritualidad. En Oristano el convento franciscano fue también el centro de la vida política: aquí se firmó la paz entre el Juzgado de Arborea y la Corona de Aragón (1388). En la iglesia de San Francisco, una vez gótica, hoy neoclásica, se conserva el crucifijo de Nicodemo, escultura de madera de estilo 'gótico doloroso', querido por la orden, que representa con extremo naturalismo al Cristo agonizante. De Oristano es el primer monasterio de las Clarisas en Cerdeña, elegido como retiro de mujeres aristocráticas, entre las cuales la jueza Eleonora. La acogida de los peregrinos ha sido siempre característica del convento de los capuchinos de Oristano. Uno también se levanta en Sanluri: durante cuatro siglos ha dominado la ciudad medieval y su castillo. Está rodeado de campos de trigo, viñedos, huertas y como fondo el perfil del monte Arcuentu. El convento formó a las novicias, hoy está abierto a estancias de meditación.

Santuario della Vergine dei martiri - Fonni
obras de arte en Alghero, Cagliari, Oristano y Sassari, historias de frailes beatos y santos en pequeños pueblos

Símbolo franciscano de Cagliari, así como lugar imperdible, es el huerto de los capuchinos. Su primer asentamiento en la capital, a principios del siglo XIII, fue la zona del actual cementerio monumental de Bonaria. Los Frailes Menores fundaron un segundo convento del que se pueden ver arcos y frescos en Corso Vittorio Emanuele. La actual sede de los Capuchinos es el convento de San Ignacio, en la colina de Buoncammino, al lado del anfiteatro romano, restaurado junto con la iglesia que alberga el sarcófago del Beato Nicola y el santuario de San Ignacio. También merece una visita la iglesia de Santa Rosalia, en laMarina, sede de los menores observadores que custodian los restos de San Salvatore da Horta, famoso taumaturgo. En Laconi, centro principal del Sarcidano, iniciará el recorrido espiritual en honor de San Ignacio desde su modesta casa natal y continuará en el museo dedicado a él en el oasis franciscano, lugar de paz y descanso introducido en un jardín. En Gesturi, a los pies de la Giara, nació en 1882 el beato Nicola. La casa, con muebles originales, se convirtió en museo en honor de ‘fraile Silencio’, homenaje a sus raras y eficaces palabras.

Interno della Casa museo Fra Nicola - Gesturi
Coro Lunissanti - Castelsardo
la belleza de los lugares inspira contemplación, el sentido de comunidad infunde serenidad interior

La devoción de Pula está íntimamente ligada al fraile capuchino Nazareno, que en medio de una vida rica en experiencias, adoptó un estilo riguroso y esencial y entró en orden. Recibió a los fieles para consejos y consuelo a pocos kilómetros del pueblo, en una casa muy pobre, hoy museo, a la que se han añadido un pequeño convento, viñedos y jardines, que se pueden visitar y cuidar con los frailes. A petición de los aragoneses, en Iglesias los franciscanos llegaron en el siglo XIV y dejaron su testimonio en la iglesia de San Francisco, reconstruida en estilo gótico-catalán en el siglo XVI. Otro rastro es la iglesia de Nuestra Señora de Valverde, fuera de las murallas de la ciudad, reconstruida en 1592 y confiada a los padres capuchinos. La iglesia original queda la fachada alta y esbelta de estilo románico-pisano. Hoy los frailes custodian y dan la bienvenida a los peregrinos al santuario de Nuestra Señora de las Gracias. Del norte al sur de la isla, cada santuario, cada paisaje compone un espléndido mosaico: la belleza de los lugares inspira contemplación, el sentido de comunidad infunde serenidad interior.

Protagonistas de este artículo

También le puede interesar