La gran belleza viaja en el Trenecito Verde

Trenino verde tra desulo e tonara

La gran belleza viaja en el Trenecito Verde

En las vías de los antiguos ferrocarriles de Cerdeña el tiempo pasa lento, por las ventanillas se deslizan y cambian continuamente paisajes de fábula: una experiencia única que te permitirá descubrir los aspectos más íntimos y profundos de la Isla
una excelencia italiana, una experiencia única en Europa

«Al final de una larga subida, llegamos a una estación tras una extensión de soledad. En todo momento parece que más adelante no hay nada, cero civilización. Y cada vez llegamos a una estación». Es la descripción poética, a bordo de la locomotora que hoy es el Trenecito Verde, de Sea and Sardinia, obra dedicada por David Herbert Lawrence a su viaje a Cerdeña en 1921. Un siglo después, siguiendo su estela, viajeros de todo el mundo son atraídos por una línea ferroviaria única en su género, derivada de las ‘viejas complementarias’, proyectadas y construidas entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Una excelencia italiana, una experiencia única en Europa: cuatro tramos que suman un total de 437 kilómetros, tres compartimentos activos desde hace 130 años sin paradas, que comprenden obras arquitectónicas y de ingeniería, como puentes y túneles. Las líneas, nunca abandonadas, conservadas y protegidas, conectan costa e interior y se complementan con excursiones a los lagos en barco, a pie, en bicicleta y a caballo. Podrás subir al trenecito cuando funciona en temporada o alquilarlo para grupos: gracias a la iniciativa Su Trenu Antigu, dirigida a amantes de los trenes, colegios y operadores turísticos, tendrás una línea de ferrocarril en exclusiva.

Trenino verde - Tacchi ogliastra
Salones sobre carril para dar paseos de ensueño

A paso lento, la locomotora se desliza suavemente por los carriles, a través de la naturaleza frondosa de los bosques, ‘murmulla’ entre pasillos de rocas, olivos y lentiscos, se encarama con dificultad en las cumbres. El sol ilumina la carrocería de madera y hace brillar los acabados dorados de las ventanillas, decoradas con cortinas de damasco. Son vagones de principios del siglo XX, salones sobre carriles que se mueven como elegantes señores distinguidos. También dentro, el lujo es de antaño: sillones de terciopelo rojo ocupan un pasillo iluminado por plafones de luz amarilla. Los paseos a bordo serán un deleite para tus sentidos con paisajes, aromas y silencios. Desde Mandas, un pueblo medieval de la Trexenta de glorioso pasado, hoy importante centro cultural, los trenes se dirigen en dos direcciones. La primera línea, la histórica, en origen llegaba hasta Sorgono. Actualmente cruza el Sarcidano, pasando por el altiplano de Serri, lugar famoso por el santuario nurágico de santa Victoria, las orillas del lago San Sebastián y las colinas de Isili, el ‘pueblo del cobre’. Tras haber bordeado los campos frondosos de Nurallao, sube a Laconi, un pueblo famoso por san Ignacio, por el castillo y el jardín de los marqueses Aymerich y por los menhires, expuestos en el museo de la historia prehistórica sarda. Actualmente es la terminal, cruzando la línea la Barbagia di Belvì y el Mandrolisai al completo, subiendo hasta casi 900 metros.

Trenino verde sul ponte san Gerolamo
A paso lento por bosques, suaves colinas, relieves abruptos, paisajes de agua y nuragas

La segunda línea de Mandas llega a Sadali, cruzando buena parte del Sardicano y Barbagia di Seulo. En el camino encontrarás las aldeas de Orroli, Nurri, Villanova Tulo y los distritos de Palarana y Betilli, que bordean el lago del Flumendosa, surcado por barcos de estilo Mississipi. Un espléndido paisaje de agua y nuragas: en el que destacan fenómenos cársticos, como la cueva is Janas, cascadas, como su Stampu de su Turrunu, y monumentos prehistóricos, como las nuragas Arrubiu. Antes de la estación final de Sadali-Seulo, se pasa por Esterzili, pueblo de los murales a 700 metros de altitud, famoso por el templo nurágico Domu de Orgia y una tabla de bronce con una inscripción romana. De junio a principios de septiembre el trenecito se adentra durante el fin de semana también en el tramo de Ogliastra. El recorrido oriental sale del puerto de Arbatax, en la bella localidad turística de Tortolì. Durante el trayecto te detendrás en las estaciones en altura de Ilbono-Elini, Arzana, Lanusei, e Villagrande Strisaili, atravesando paisajes encantadores como los bosques de santa Bárbara y de Selene. El final de la línea se encuentra en la Ogliastra profunda, en Gairo sant’Elena, el pueblo de las dos vidas: el actual centro habitado se construyó a mediados del siglo XX más en el monte, después de que una inundación destruyese Gairo viejo, hoy pueblo fantasma.

Trenino verde - Gairo S.Elena
En Gallura disfrutamos de un espectáculo que cambia continuamente, de los alcornoques a los olivares, hasta los viñedos

Paisajes de granito modelados por el viento y una extensión infinita de olivares, alcornoques y viñedos de vermentino. Es la Gallera íntima y profunda que recorre el tren. Sale de Tempio, en las laderas del Limbara, una entrañable localidad rica en manantiales y sede del Carnaval alegórico más famoso de la Isla. El espectáculo de la naturaleza cambia de color continuamente a lo largo del tramo. La locomotora se detiene en pueblos que miran al lago de Liscia, surcado por barquitos turísticos. A pocos metros de la orilla se encuentran las vías con el tren que cruza el valle de Calangianus, capital del corcho, luego Nuchis y Luras, pueblo de los dólmenes prehistóricos y de olivares milenarios, entre ellos el ‘patriarca’ de Europa. Desde la estación de Sant’Antonio di Gallura, divisarás los geométricos campos de Arzachena: los viñedos se adueñan del panorama. La antigua estación del pueblo alberga un pequeño museo. Después la mirada se dirige a la ventana azul de la parada final, Palau, famoso por sus playas, fortalezas militares, roca del Oso y ‘puerta de entrada’ al parque del archipiélago de la Maddalena. La línea noroccidental sale actualmente de la estación de Santa Maria di Corte, en el territorio de Sindia, una aldea próspera en la Edad Media construida en torno a un monasterio benedictino. Después de cruzar la Planargia, se llega a Bosa Marina, distrito costero de uno de los pueblos sardos más sugerentes, Bosa: sus casas multicolor se encaraman en una colina dominada por el castillo de Serravalle, reflejándose en el río Temo. En el trayecto pasarás por Flussio, Tinnura, Tresnuraghes y Modolo, famosos por el vino malvasía, cestas de asfódelos y tejidos preciosos.

Protagonistas de este artículo

Attrazioni e località citate