Es conocida también como el reino más pequeño del mundo. Tavolara es una montaña calcárea y granítica que sobresale del mar, con un altura de 560 metros y larga cuatro kilómetros, caracterizada por rocas impracticables y por una imponente y vertiginosa verticalidad.La isla pertenece al territorio de Olbia y tiene enfrente, en la tierra firme, Porto San Paolo, desde donde zarpan los barcos para alcanzarla. Su historia está conectada al rey Carlos Alberto de Saboya, el cual, según la leyenda, una vez llegado a las costas a la búsqueda en busca de las épicas cabras con los dientes de oro, probablemente amarillentos debido a la siempreviva, nombró a su único habitante, Paolo Bertoleoni, como rey de la isla. Los descendientes son todavía los únicos residentes (y vigilantes) de Tavolara.

La zona oriental de Spalmatore di terra, dispone de un pequeño puerto, lugar de parada de descanso, con un reducido número de casas, y pequeñas playas bordeadas de azucenas de mar. Todo el territorio está punteado por la maquia mediterránea donde destacan el amarillo de la perpetua silvestre, geranios selváticos y un farolillo llamado “stellina di Tavolara” (estrellita de Tavolara). Aventurándose un poquito más allá del pequeño puerto, en la única llanura, se encuentra el escenario natural del festival cinematográfico más importante de Cerdeña: desde hace décadas, a principio de julio, “Una notte in Italia” (Una noche en Italia) acoge actores, directores y espectadores en un marco inimitable.

Tavolara, en concreto la zona sur, también llamada Teddja Liscia, y las cercanas pequeñas islas de Molara y Molarotto, pertenecientes al Área marina protegida Tavolara – Punta Coda Cavallo, son un paraíso para los submarinistas: entornos ricos de biodiversidad y poblados por  bancos de peces confiados ofrecen espectáculos inolvidables, tanto para calados con equipos de buceo como para esnórquel guiado.