El escollo de S'Archittu, formado por sedimentos calcáreos del mioceno medio, se forma en una serie de promontorios y calas, situado en el tramo costero meridional de la región de Montiferru. Es imagen símbolo en la zona, un destino turístico de gran interés por su paisaje ralo y calcáreo que se denomina lunar por sus reflejos. Es un monumento natural formado por un pequeño arco (archittu) o puente rocoso sobre el mar, de 15 m de altitud, de formas redondeadas por la acción erosiva del marin y el aire. Los restos de una antigua gruta, cuyo techo cedió por el continuo efecto de las olas y la presión y descompresión de la masa de aire contenida en la misma. Su estado de conservación es bueno, pero su duración en el tiempo es bastante precaria debido a los agentes atmosféricos y el mar que amenazan su estabilidad.