En el centro de una fértil llanura, el importante burgo agrícola de Santadi está separado por el Río Mannu en dos barrios: Santadi Basciu y Santadi 'e Susu. El más alto se ubica en semicírculo alrededor de la parroquia de S. Nicolò, del siglo XV, y reconstruida en el siglo XIX. El nombre se fija en el Medioevo con el nombre de Sant'Agata o Santa Ada de Sulcis, de los que deriva la forma actual. De la época prehistórica son los rastros del asentamiento humano. De especial interés es el asentamiento de Pani Loriga, a pocos kilómetros del pueblo, donde surge un lugar fenicio-púnico del siglo VII a.C., con ricas necrópolis y el tophet, precedido por un monumento nurágico y una necrópolis neolítica de "domus de janas".

En el centro del pueblo Sa Domu Antiga se puede visitar la reconstrucción de una típica casa de Sulcis, y algunos de los restos arqueológicos de la zona están expuestos en el Museo Cívico. Muchos testimonios de un santuario nurágico de la edad de Hierro provienen de la gruta Pirosu, en la localidad Su Benatzu. No lejos de ella hay otra gruta, las Zuddas, con espectaculares formaciones calcáreas. Las dos se pueden visitar con guías locales. En la localidad montañosa de Pantaleo se puede apreciar las construcciones del pequeño burgo de gran actividad minera nacido a principios del siglo XX, así como los grandes bosques de los alrededores. No lejos de Santadi, en el municipio de Villaperuccio, está la importante necrópolis prehistórica en "domus de janas" de Montessu. La manifestación más conocida y valorada de Santadi sin duda es el "Matrimonio Mauritano", que cada agosto une a los jóvenes del pueblo en una bonita ceremonia con antiguas tradiciones locales. Son conocidos los vinos de la Cantina Social, ganadores de prestigiosos premios nacionales e internacionales. Entre ellos, destaca el Carignano del Sulcis.