La playa está en una pintoresca ensenada entre Punta Cagaragas y el monte de la torre Pittinuri, entre paredes rocosas calcáreas muy claras. Es una de las playas más famosas de Oristán, realzada por la presencia de cuevas y grietas de excepcional belleza. La playa tiene un lecho marino de arena amarilla rojiza bastante fina, intercalada con rocas de diversas formas y tamaños y piedras multicolores. Al ser poco profundas y tranquilas, sus aguas son perfectas para que los niños se bañen y jueguen.