La playa de Portisco está en la parte occidental del Golfo de Cugnana. Limita al norte con una franja rocosa y con la isla de Portisco, mientras que en el sur hay un puerto bien equipado para embarcaciones de recreo de todo tipo. Residencias y casas de lujo ocupan la zona próxima a la playa, en su mayoría poblada por varios centros balnearios. La playa ofrece un paisaje de gran belleza, con increíbles juegos cromáticos. La orilla es de arena blanca y fina, con rocas que surgen del agua. La playa de Portisco se caracteriza por su lecho marino arenoso y poco profundo, por lo que es una playa segura para los niños.