Casi cuatro mil hectáreas de bosque, con un corazón de encinas y alcornoques, donde el ciervo sardo, símbolo de la fauna de la isla, deambula imperturbable. La reserva del Monte Arcosu es parte del mayor parque de Gutturu Mannu (gran cañón), dentro de una zona montañosa y forestal, incluyendo el territorio de Assemini, Capoterra, Siliqua y Uta, a unas decenas de kilómetros de Cagliari. Desde hace mucho tiempo una reserva privada de caza, empobrecida por los cazadores furtivos, el área ha florecido de nuevo después de la adquisición y establecimiento por el WWF en 1985 del oasis protegido más grande de Italia.

La reserva está dominada por una montaña en forma de arco, de ahí el nombre de Arcosu, y atravesada por dos valles principales, largos y estrechos con pendientes pronunciadas, por donde fluyen los ríos Guttureddu y Sa Canna, que se encuentran a la entrada de la reserva y, después de unos pocos kilómetros, forman el río Santa Lucía. El oasis se compone de dos lotes. El primero, adquirido por el WWF en 1984, corresponde en gran parte a la cuenca del Río Guttureddu, cuyo valle está dominado por el anfiteatro del Monte Lattias, la cima del oasis con 1086 metros: le parecerá una empinada pared de espirales de granito. Al suroeste, las montañas alcanzan alturas de 700-800 metros, al sureste, la reserva se extiende sobre colinas de 300-400 metros. Desde el lado oeste del Lattias, granítico y escarpado, comienza el segundo lote, un cuadrilátero de 600 hectáreas adyacente al primero, adquirido en 1996. Es un territorio sugestivo por la variedad de las cordilleras: incluye la vertiente norte de la montaña is Caravius, el pico más alto de los Sulcis (1116 metros), un relieve "suave" y cubierto de bosques. Al norte del lote se encuentran los "saltos" de la cascada su Spistiddatroxiu; al sur las crestas redondeadas, a veces interrumpidas por rocas de granito.

A lo largo de los senderos del bosque se respira el intenso aroma del matorral mediterráneo siempre verde: se mezclan estepa, brezo, lentisco, mirto, olivo y romero. A altitudes medias-altas, predominan el madroño, olivillo, encinas y alcornoques. Entre las especies arbóreas destacan también los enebros. Adelfas, sauces y alisos negros se asientan a lo largo de las vías fluviales. No faltan las peculiaridades: una población de tejones y una de álamos blancos, los residuos de un encinar primario y 46 especies endémicas. El cuadro se completa con ciclaminos, helechos y orquídeas. El espeso bosque es un refugio para el tímido ciervo sardo que corría el riesgo de extinción: en 1985 sólo se contaban aquí 80 ejemplares. Actualmente en la reserva viven más de mil ejemplares. Menos fugaz que el ciervo es el gamo, otra especie reintroducida: los admirará en un recinto a lo largo del río Guttureddu. Entre las 70 especies de aves rapaces destacan el halcón peregrino, el cernícalo, el gavilán, el raro azor sardo y el raro águila real.

Desde los dos centros de visitas del oasis parten 'senderos naturales', señalizados y practicables en dos horas, con paradas de descanso. El itinerario del río sa Canna, más exigente, parte de la entrada de la reserva y serpentea por un arroyo y un bosque hasta llegar a la cima de la colina que domina el centro. El sendero más fácil, que parte de la hospedería de Perdu Melis, pasa por los bosques que rodean el río Guttureddu. Además de las dos rutas, existen también senderos de trekking de 15-25 kilómetros, que suman un total de 80 kilómetros, diferenciados por dificultad y duración. Los tramos más impermeables y salvajes permiten con pacientes acechos avistar venados y aves rapaces. También hay excursiones nocturnas de verano y visitas a recintos de vida silvestre y cabañas de observación.

Las 3.600 hectáreas de la reserva representan alrededor de una décima parte de las 35.000 hectáreas del parque de Gutturu Mannu, un cañón atravesado por el río del mismo nombre y cubierto por una extensión verde. El parque alberga otros dos oasis de vida silvestre (Pantaleo y Gutturu Mannu) y es adyacente a la zona de Pixinamanna-Is Cannoneris, otras dos exuberantes extensiones de encinas, coníferas y matorrales,  el bosque de Monti Nieddu.