La playa de Capannina está delimitada por el estanque de Tortoli y el puerto de Arbatax. Tiene un lecho marino de arena clara y dorada muy gruesa, mezclada con grava y conchas. Sus aguas son de un azul tornasolado por los juegos de luz que crea el sol al reflejarse en el agua. Es un muelle natural para embarcaciones de recreo. Desde la orilla se puede disfrutar de una vista impresionante que llega hasta los picos de Supramonte.