Frente a los acantilados de Capo Caccia, la isla Foradada es un fragmento de costa que se separó hace mucho tiempo de su isla madre. Su nombre proviene del túnel excavado en el mar que la atraviesa: la Cueva de los Palombi. La isla no tiene zonas de desembarco y solo se puede llegar con barco. En esta roca aislada de tierra firme hay uno de los pocos casos de endemismo: de hecho, la brassica insular es una planta que solo crece en Foradada. La isla, junto con la costa de Alghero desde Punta Gessiere hasta Capo Galera, forma parte de la Zona Marina Protegida de Cabo de Caccia, protegida por su particular paisaje y naturaleza. Por ejemplo, aquí anida el raro halcón de Eleonor y se pueden ver algunos ejemplares de ponis de la Giara.