Serpentara es una pequeña isla a 4 kilómetros al sureste de Cerdeña, frente a la playa de Villasimius.

La isla, de 134 hectáreas, está totalmente deshabitada. Uno de los pocos vestigios del hombre es la Torre de San Luigi, una torre española construida en 1700, para el avistamiento de los sarracenos y desde donde se puede admirar la costa de Villasimius.

El punto de acceso más fácil a la isla es la de Caletta d'Approdo, al noroeste.

La vegetación mediterránea despreden todo su aroma y cubre toda la superficie de la isla, junto a las diferentes especies de animales: conejos, garzas o gaviotas. Cerca de la costa no es raro ver delfines. La isla forma parte de la Zona Marina Protegida de Capo Carbonara, en cuyas aguas se prohíbe la pesca submarina.

El territorio de Villasimius es un anillo de playas y desde un puerto turístico invita a conocer la historia visitando los restos de la necrópolis de Accu Is Traias, al sureste de la ciudad, y la de Curuccuris.
.