La isla de Budelli, junto a las islas de Razzoli, Santa María y Spread, forma parte del Parque Nacional de La Maddalena.

La isla, está totalmente deshabitada y no se permite desembarcar en sus costas. Solo se puede contemplar desde lejos, mostrándose en todo su maravilloso esplendor, con sus acantilados de granito y colores únicos.

Budelli es conocida por sus colores turquesa y topacio que matizan la orilla de la famosa arena rosa, entre las más apreciadas del Mediterráneo, un color que proviene de la desintegración de miniacinia miniacea, un microorganismo presente en la arena.

En 1964 el director Antonioni Michelangelo encontró aquí el escenario para la historia de la niña de "El desierto rojo", inmortalizando la fauna en todo su esplendor. Hoy en día se puede admirar la isla desde la distancia, desde barcas tripuladas por guías del parque, sin poder pisar la playa ni nadar en sus alrededores.