El archipiélago de la Maddalena, dentro del parque nacional con el mismo nombre, es un conjunto de 62 islas e islotes en el noreste de Cerdeña que sorprende por la belleza de su litoral, con calas y bahías, y la transparencia de sus aguas.

La isla de La Maddalena, con 45 kilómetros de costa, cubierta en su totalidad por un paseo panorámico, a sólo tres kilómetros del centro de la ciudad, permite visitar el fiordo de Cala Francese. Entre el Mediterráneo y las huellas de la antigua cantera de granito, llevando agua para el trayecto, se pueden descubrir los diferentes caminos que llevan a las pequeñas calas silenciosas de las playas.

Al sur de La Maddalena está la playa del Nido del Águila, cerca de la fortaleza militar y una zona de comidas. Se puede llegar a lo largo del paseo marítimo de las Marismas, cerca de Punta Tegge, un lugar de maravillas naturales y de historia local para tomar un aperitivo y pasar agradables veladas de verano.
 

Hacia el norte, sin embargo, una serie de pequeñas playas embellece el archipiélago Abbatoggia. En el istmo de Strangolato hay pequeñas calas rodeadas de rocas erosionadas por el viento. Visita la playa en el Bajo Trinidad: la noche te descubrirá un mundo único de dunas blancas.

El centro de la ciudad del mismo nombre, con su bonito puerto y el casco antiguo con vistas al agua brillante, se reunen alrededor del edificio del Ayuntamiento con su plaza tan poética.