La devoción a la Virgen de Itria ("Odighitria", que muestra el camino) data de la época bizantina, pero su consagración no se documenta en Cerdeña antes de la penúltima década del siglo XVII. Anteriormente, la iglesia estaba dedicada a San Julián. Las investigaciones de archivo muestran que en la primera mitad del siglo XVII hubo una obra de construcción activa. De hecho, hay registro de varias donaciones de particulares destinadas a "sa fabbrica". El aula es de una sola nave y bóveda de cañón, con nichos laterales donde se puede ver estatuas de madera, entre ellas la de San Julián, de evidente acabado popular y abundamente repintada. El arco absidal es apuntado. El presbiterio ligeramente sobreelevado está rodeado por un balaustre de mármol y alberga un altar de mármol blanco con inserciones de color rosa. En el nicho central se encuentra la estatua de la Virgen de Itria, según la iconografía tradicional que la representa con el Niño en brazos y dos peregrinos arrodillados a los lados. La obra, de acabados exquisitos, aún conserva la decoración original en estofado y se remonta a fines del siglo XVII. En la bóveda de crucería, las pinturas murales representan ángeles y querubines. Datan de fines del siglo XVII y probablemente fueron realizadas por el ancestro de las pinturas de Are. En el centro de la fachada, coronada por un tímpano curvilíneo, se halla un pequeño rosetón y, en eje, el portal. En su superficie, Costantino Nivola realizó en 1959 una decoración de grafito que representa a la Dea Mater Mediterránea, según las formas predilectas de este artista oranese. Historia de los estudios La iglesia ha sido estudiada sobre todo en relación con las pinturas murales de Are, que decoran el presbiterio, y con el graffito de Costantino Nivola, que decora la fachada. Bibliografía M.G. Scano, [i]Pittura e scultura del '600 e del '700[/i], colección "Storia dell'arte in Sardegna", Nuoro, Ilisso, 1991, sch. 160. G. Zirottu, [i]Orani[/i], Nuoro, 2000.