La Santísima Trinidad di Saccargia es, entre otras, la más notable y espectacular de las iglesias medievales de la isla. Su alta campanario se deja ver desde el campo circundante cuando se está cerca del lugar, inmerso en el verde pero fácilmente accesibe desde la carretera nacional. La importancia del monumento reside, además de en la relevante escalera dimensional, en los frescos que decoran el ábside, entre los pocos de la época románica situados en Cerdeña. Desde 1112, la abadía de Saccarigia se incluye entre las posesiones sardas de los monjes camaldulenses. En el S del edificio, pueden apreciarse las escasas estructuras del claustro y del monasterio, actualmente en curso de excavación. La iglesia (21m x 7m y aproximadamente 14m de altura) presenta una planta en cruz "cruz de San Antonio", con transepto de tres ábisdes orientado al NE. Los muros son de dovelva de caliza y de piedra volcánica.

La fachada está precedida por un pórtico. Al S, se adosan el campanario y la sacristía. Se distinguen dos fases constructivas en relación a diferentes técnicas murales. La planta presentaba el transepto de tres ábsides con bóveda de crucería y un aula más corta que la actual. El uso de cantos calizos y volcánicos sumariamente esbozados es típico de las maestranzas presentes en el giudicato de Torres, entre finales del siglo XI y principios del siglo XII. Después del aula, se sobreelevó y alargó hacia el O, con una nueva fachada en tres órdenes. El pórtico, con bóveda de crucería, el campanario y la sacristía aparecen en esta segunda fase. La regular obre bicroma es característica de las maestranzas de formación pisano-pistolese, presentes en la segunda mitad del siglo XII. Las intervenciones de restauración de principios del siglo pasado han comprometido la fisionomía original de la iglesia. El pórtico ha sido demolido y reconstruido, el campanario sobreelevado, las decoraciones de la fachada completemente retocadas.