Cala Liberotto está rodeada de rocas claras, formando una amplia cala de arena dorada y esmeralda. No muy lejos de la orilla, tres enormes rocas emergen del agua, aportando a la bahía un carácter exótico.

Tras ella está el estanque de Sos Alinos, con afiladas cañas y ágaves, el refugio perfecto para aves acuáticas que anidan allí.

La vegetación de los alrededores es de tipo mediterráneo, de formas redondeadas y de un rojo intenso en verano: chumberas y palmeras enanas bordean la playa, los arbustos de mirto perfuman con sus bayas púrpuras.

Cala Liberotto es única y con frecuencia tiene fuerte viento. En verano es un destino ideal para los amantes del buceo, y en invierno es un spot perfecto para los surfistas.

La zona es muy recomendable de día y de noche, con sus discotecas y su vida nocturna realmente animada.