La playa de Dragunara está dominada por el imponente monte de Capo Caccia, que cierra el golfo de Porto Conte por la parte oeste. En algunas partes, el mar claro y transparente crea bonitas tonalidades que van del azul al verde esmeralda. La playa tiene una arena fina y dorada, y hay muchos recovecos.