El bosque de Fiorentini, en el municipio de Bultei, está entre los bosques más antiguos de Cerdeña, instituido en 1886 como zona natural del área. De gran interés paisajístico y natural son las localidades de Sa Fraigada, Su Labiolaiu, Su Tassu y Sa Pruna, donde también hay un asenamiento arqueológico, una tumba de gigantes y el Monte Unturzu, cuyo nombre recuerda la presencia del buitre grifón, que hoy escasea en Cerdeña. Se llega fácilmente a estas localidades por la zona forestal de Fiorentini con vehículos ligeros y, desde el cuartel se pueden hacer excursiones a pie fáciles y muy agradables. Desde el punto de vista turístico-recreativo, el complejo administrativo de Fiorentini ofrece muchos elementos de interés, con buenas estructuras y muchas zonas de descanso, por lo que es destino, especialmente en el periodo de verano, de una gran cantidad de turistas. En los alrededores, en el centro de servicios principal de la localidad de Madonna di Fatima hay varios edificios, algunos recientes, asignados a uso forestal y para la recepción de visitantes. En el interior, en la localidad de Sa Fraigada, además de los edificios y las zonas de descanso equipadas, hay una antigua iglesia del siglo pasado al lado de un precioso bosque de castaños seculares que crean un paisaje único. Desde hace unos años, se readaptó la finalidad el antiguo vivero de Sa Pruna y se empezó a cultivar plantas típicas, extrañas nuestra flora, con fines expositivos y didácticos. Además, se cultivan plantas arbóreas valiosas o típicas mediterráneas, una de las cuales se comercializa.