A 700 metros sobre el nivel del mar, en el territorio de Alà dei Sardi, en la zona nororiental de Cerdeña, el bosque de Bolostiu se extiende en 1.056 hectáreas en una zona distinta en gran parte por reforestaciones de latifolios y coníferas, pero también por su mancha mediterránea evolucionada. La altitud máxima es la misma que la localidad de Nodu Frascosu, con sus 833 metros. En algunas pendientes rocosas hay restos de la vegetación de un pasado no muy remoto, representados por ejemplares torcidos de encina, que en las zonas más propicias desde el punto de vista pedológico y de la exposición alcanzan notables dimensiones. La presencia de estos residuos boscosos y el testimonio de la población local hacen pensar que en otros tiempos el territorio estuvo cubierto por un espeso bosque de encinas con presencia de especies mesófilas como el acebo (Ilex aquifolium, en sardo bolostiu), del cual la localidad tomó el nombre. En la localidad de Cazza Noa, en el interior del bosque, en una zona intransitable y de díficil acceso, hay una increíble cascada de difícil acceso queatrae a numerosos turistas.