Turris Libisonis estaba situada en el actual Porto Torres, cerca de la desembocadura del río Mannu y en el centro del golfo del Asinara, en la Cerdeña septentrional. La ciudad se desarrolló en un tramo de la costa, privilegiada desde el punto de vista geográfico y medioambiental, con atracaderos y la posibilidad de implantación de un puerto fluvial en el río Mannu.

En el momento de la fundación de la colonia romana, en el siglo I a.C, el pueblo debía poseer un sistema de asentamiento más antiguo, dada la elevada concentración de nuragas a lo largo de la costa y en el inmediato interior. La colonia, la única de las ciudades romanas de la provincia de "Sardinia", se llamaba "lulia".